Logo

«Poemas de jose zorrilla y moral cortos» . «Poemas de jose zorrilla y moral cortos».

Poema No me dejes de Jose Luis Muñoz - YouTube



Yo te untaré mis obras con tocino
porque no me las muerdas, Gongorilla,
perro de los ingenios de Castilla,
docto en pullas, cual mozo de camino

Apenas hombre, sacerdote indino,
que aprendiste sin cristus la cartilla
chocarrero de Córdoba y Sevilla,
y en la Corte bufón a lo divino.

¿Por qué censuras tú la lengua griega
siendo sólo rabí de la judía,
cosa que tu nariz aun no lo niega?

No escribas versos más, por vida mía
aunque aquesto de escribas se te pega,
por tener de sayón la rebeldía.

"Poema del domingo triste"- Jose Angel Buesa... - YouTube


Quizás te diga un día que dejé de quererte,
aunque siga queriéndote más allá de la muerte
y acaso no comprendas, en esa despedida,
que, aunque el amor nos une, nos separa la vida.

Quizás te diga un día que se me fue el amor,
y cerraré los ojos para amarte mejor,
porque el amor nos ciega, pero, vivos o muertos,
nuestros ojos cerrados ven más que estando abiertos.

Quizás te diga un día que dejé de quererte,
aunque siga queriéndote más allá de la muerte
y acaso no comprendas, en esa despedida,
que nos quedamos juntos para toda la vida.

Manuel José Arce Leal - Poemas de Manuel José Arce Leal


Alza la mano y siembra, con un gesto impaciente,
en el surco, en el viento, en la arena, en el mar.
Sembrar, sembrar, sembrar, infatigablemente:
En mujer, surco o sueño, sembrar, sembrar, sembrar.

Yérguete ante la vida con la fe de tu siembra
siembra el amor y el odio, y sonríe al pasar.
La arena del desierto y el vientre de la hembra
bajo tu gesto próvido quieren fructificar.

Desdichados de aquellos que la vida maldijo,
que no soñaron nunca ni supieron amar.
Hay que sembrar un árbol, una ansia, un sueño, un hijo.
Porque la vida es eso: ¡Sembrar, sembrar, sembrar!

Soneto - Poemas de Francisco de Quevedo


Fresca, lozana, pura y olorosa,
gala y adorno del pensil florido,
gallarda puesta sobre el ramo erguido,
fragancia esparce la naciente rosa.

Mas si el ardiente sol lumbre enojosa
vibra, del can en llamas encendido,
el dulce aroma y el color perdido,
sus hojas lleva el aura presurosa.

Así brilló un momento mi ventura
en alas del amor, y hermosa nube
fingí tal vez de gloria y de alegría.

Mas, ay, que el bien trocóse en amargura,
y deshojada por los aires sube
la dulce flor de la esperanza mía.

"Te irás, tal vez" de Jose Ángel Buesa - Los Mejores #Poemas de Amor



Ved: sentado lo llevo
Sobre mi hombro:
Oculto va, y visible
Para mí solo!
Él me ciñe las sienes
Con su redondo
Brazo, cuando a las fieras
Penas me postro:?
Cuando el cabello hirsuto
Yérguese y hosco,
Cual de interna tormenta
Símbolo torvo,
Como un beso que vuela
Siento en el tosco
Cráneo: su mano amansa
El bridón loco!?
Cuando en medio del recio
Camino lóbrego,
Sonrío, y desmayado
Del raro gozo,
La mano tiendo en busca
De amigo apoyo,?
Es que un beso invisible
Me da el hermoso
Niño que va sentado
Sobre mi hombro.

Poema De Jose Marti - YouTube


Acaso está lloviendo también en tu ventana
Acaso esté lloviendo calladamente, así.
Y mientras anochece de pronto la mañana,
yo sé que, aunque no quieras, vas a pensar en mí.

Y tendrá un sobresalto tu corazón tranquilo,
sintiendo que despierta tu ternura de ayer.
Y, si estabas cosiendo, se hará un nudo en el hilo,
y aún lloverá en tus ojos, al dejar de llover.

Poemas oracionales de jose fernandez del cacho


Álamos negros
junto al arroyo fresco.

Álamos blancos
junto al arroyo claro.

Álamos blancos
y negros,
cogidos del brazo,
van cantando
al son de la brisa,
por el arroyo abajo.


Gota del mar donde en naufragio lento
se hunde el navío negro de una pena
gota que, rebosando, nubla y llena
los ojos olvidados del contento.

Grito hecho perla por el desaliento
de saber que si llega a un alma ajena,
ésta, sin escucharlo, le condena
por vergonzoso heraldo del tormento.

Piedad para esa gota, que es cual llama
de la que el corazón se desahoga
cual desahoga espinas una rama.

Piedad para la lágrima que azoga
el dolor, pues si así no se derrama,
el alma, en esa lágrima se ahoga.



Por las mañanas
Mi pequeñuelo
Me despertaba
Con un gran beso.
Puesto a horcajadas
Sobre mi pecho,
Bridas forjaba
Con mis cabellos.
Ebrio él de gozo,
De gozo yo ebrio,
Me espoleaba
Mi caballero:
¡Qué suave espuela
Sus dos pies frescos!
¡Cómo reía
Mi jinetuelo!
Y yo besaba
Sus pies pequeños,
¡Dos pies que caben
En solo un beso!

Beliebt

Еще интересное

Poema De Jose Marti. Adel Bensahla. Загрузка... Bravo Jose Martí. gilbertomg 30 del 9 de 2012 a las 05:27 Cumpliste el juramento que hiciste al pie de ese hombre.